DestinosJerusalen

Tierra Santa a la vista

Cuna de la civilización donde se desarrollaron escenas bíblicas de las tres religiones monoteístas la musulmana, hebrea y cristiana. Todo lo que tenes que saber para recorrerla.
Jerusalén es una ciudad cargada de historia, de grandes e interminables conflictos, varias disputas del territorio por diferentes posiciones. Hoy su situación, a diferencia de otras épocas es totalmente pacifica. No es nuestra intención entran en debates de índole político o religioso, la idea de este artículo es que el mismo sirva de guía al momento que decidan visitar este destino.
La ciudad antigua cuenta con un casco amurallado y muchas callecitas de fácil acceso. Podes alojarte dentro de ellas o en las afueras como hicimos nosotros en el barrio Judío a pocas cuadras de la puerta de Jaffa, una de las 8 puertas de ingreso, que te permitirán ordenar tu recorrido.
@fotyoW@

Desde la puerta de Jaffa, a pocos metros de cruzarla, sobre la izquierda, te encontraras con el centro de Información turística de Israel, no cuentan con mucha información grafica detallada, pero el mapa que te entregan te será de mucha utilidad. Frente a las oficinas de información se encuentra tu primer parada “La Torre de David”. Esta fortaleza fue construida en el siglo II a. C. para proteger uno de los puntos débiles de Jerusalén, hoy es un museo totalmente recomendable para tener una preparación previa, y por dónde empezar, ya que tantos siglos de historia son difíciles de asimilar en un primer vistazo. Salas ordenadas por momentos de la historia, exposiciones en maquetas, audiovisuales, hologramas y gráficos te van haciendo comprender la historia de este destino.  El patio de la antigua fortaleza es en sí mismo un interesante yacimiento arqueológico y de ahí debes acceder a su terraza para disfrutar de las inigualables vistas  de la ciudad. El ingreso cuesta casi 12 USD por persona y deseas añadir una AudioGuía deberás sumarle 3 USD más. 

El siguiente punto y uno de los más conmovedores es el Muro Occidental más conocido como el “Muro de los Lamentos”. Este antiguo muro, es parte de lo que fue el  Templo de Jerusalén, destruido por los romanos en el año 70 d. C. Los judíos, quienes han orado frente este muro durante los últimos 2000 años, aseguran que siempre quedaría en pie al menos una parte de mencionado templo, por una promesa hecha por Dios. Sin embargo, los romanos cuentan que el entonces general Tito dejó este muro para que los judíos tengan un triste recuerdo sobre este enfrentamiento. Hoy veras 58 metros, del total de 488 metros, ya que muchas partes sobre este muro tiene edificado propiedades en el barrio musulmán. Este es el lugar más sagrado del judaísmo y se encuentra abierto al público en general. Los accesos se encuentran divididos en dos aéreas exclusivas, una para las mujeres y otra para hombres. Recuerden que no deberán abonar dinero alguno para ingresar solamente deberán llevar el cuerpo cubierto (piernas y brazos), eviten los escotes y los hombres también deben llevar pantalones largos. En caso de no contar con las prendas apropiadas solicita en el ingreso un cobertor.

Muro de los Lametos



La ciudad amurallada se encuentra dividida por barrios. El barrio hebrero, el musulmán, el armenio y el cristiano. El barrio hebreo es muy bonito con construcciones nuevas al estilo antiguo, con muy buena oferta de restaurantes, comida rápida y bebidas, ideal para hacer un stop allí.

Muy cerca del Muro de los lamentos se encuentra y en dirección a la puerta Dung, accederás a la Gran Cúpula de la Roca. Este es hoy un santuario de adoración musulmán, erigido sobre la roca en donde, según la creencia hebrea, Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac. Los musulmanes también creen en ese relato aunque aseguran que esa roca fue el lugar en el que Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios. Construido entre el 688 D.C y el 692 D.C, la imponente y majestuosa Cúpula de la Roca es uno de los lugares más fascinantes e increíbles de Jerusalén y, además, el primer monumento considerado obra de arte que creó el islamismo, un lugar sagrado en una tierra sagrada, una mezcla perfecta del talento del hombre y del poder de Alá.  Para visitar su interior deberás solicitar un permiso en las oficinas del Consejo Islámico en tu país de residencia o bien hacer como nosotros, ver su majestuoso exterior, y pasear por los jardines libremente. Hagan un stop en Puerta Dorada, Misericordia o de la Vida Eterna, se trata sin duda de la más interesante de las ocho puertas de Jerusalén. Es la única que permanece cerrada desde 1541 cuando Souleimain Solimán el Magnífico mandase a sellar esta para impedir el acceso al Mesías, que según la tradición debía de entrar por ella el Día del Juicio Final.

Cúpula de Roca



La Puerta de los Leones se encuentra a escasos metros de la salida de la Gran Cúpula. Importante contarles que para los cristianos que viajen a Jerusalén por turismo religioso aquí comienza el recorrido por la antigua Vía Dolorosa o  Vía Crusis. Podrás caminar por ella y guiarte con cada estación indicada con de esta forma: foto

Estaciones del Vía Crucis




La Basílica del Santo Sepulcro conocida también como la iglesia de la Resurrección, es el punto final de la Via Dolorosa y de mayor peregrinación para la religión cristiana. Aquí se encuentran el Calvario (montículo donde Jesús fue crucificado, la piedra sobre la que fue ungido antes de ser sepultado, y sobre todo, el sepulcro donde se supone fue enterrado, y del que al tercer día resucitó.  Nada más entrar en la iglesia, por la derecha deberás acceder a lo que era el monte Gólgota o Calvario por unos muy empinados escalones donde seguramente ya encontrarás una cola de turistas esperando fila, aquí te podrás agachar y debajo del altar podrás tocar la piedra con un hueco donde se supone se colocó la cruz donde Jesús fue crucificado.

Piedra de Unción



A continuación podrás tocar la piedra de la unción, frente a la entrada de la iglesia, la cual se considera el lugar donde el cuerpo de Jesús fue ungido tras ser bajado de la cruz. Y llega el momento cumbre de la visita cuando accedes a la rotonda, zona de la iglesia de planta circular con una gran cúpula bajo la cual, en el centro del lugar, se encuentra el Edículo del Santo Sepulcro. En él hay una muy pequeña capilla, y tras ella, en un recinto muy estrecho donde apenas caben cuatro personas, que en realidad es una pequeña cámara funeraria con una mesa de mármol sobre la roca bajo la que se enterró a Jesús.

Otra visita es hacia el Monte de los Olivos, partiendo desde la Puerta de Los Leones. Según la Biblia, Jesús realizaba frecuentemente sus oraciones en esta montaña, y fue allí en donde fue arrestado. También los judíos han sido enterrados a la falda de este monte y se estima que haya al menos 150 mil tumbas, incluyendo la tumba del profeta Zacarías de la religión hebrea.

A medida que asciendes te encontraras con la Basílica de las Naciones, una iglesia católica construida sobre las ruinas de otras dos anteriores. Se cree que es aquí donde Jesús rezó la noche antes de ser juzgado y crucificado. Este templo tiene apariencia bizantina pero fue construido a principios del siglo XX con fondos donados por diversos países que se encuentran representados con sus símbolos nacionales en las cúpulas del techo. El ingreso es gratuito.

Luego te llamará mucho la atención unas 7 cúpulas doradas en forma de cebolla, son de la Iglesia ortodoxa rusa Monte de los Olivos o María Magdalena. Este es quizás el personaje femenino más cercano a Jesús y el que despierta más especulaciones. Fue mandada a construir por el Zar Alejandro III a finales del siglo XIX.
Cuesta arriba y con algo de cansancio llegaras a la Iglesia del Llanto de Jesús o Dominus Flevit "Cuando estuvo cerca y vio la ciudad, se puso a llorar por ella" así relata la Biblia la llega de Jesús a Jerusalén y su impresión al ver la ciudad. Según estos relatos, podrás apreciarlos en manera personal los mismos desde sus miradores que despliegan las bellezas de la ciudad.
La Iglesia de la Ascensión es lugar más simbólico del Monte de los Olivos, allí se encuentra la roca sobre la cual Jesús posó sus pies por última vez en la Tierra antes de ascender a los cielos, según las escrituras biblicas. La iglesia fue transformada en mezquita reduciéndose a un pequeño edificio octogonal y en su interior verán una losa  que enmarca la piedra de la Ascensión.
Podes también sumarle a tu visita:


El Museo de Israel, donde se pueden ver parte de los 500.000 objetos de arquitectura, esculturas y obras de arte con los que cuenta esta institución. Son imperdibles son las pinturas como La destrucción del templo de Jerusalén y la matriz de cobre original del famoso grabado El rey David en oración (1652) de Rembrandt. El Museo se encuentra en la llamada Colina de la Tranquilidad y para acceder tomate un taxi o un bus. La entrada cuesta 13 USD por persona.

Museo Tierras de la Biblia, junto al Museo de Israel. Expone la cultura de los pueblos mencionados en la Biblia, incluyendo pueblos antiguos como el egipcio, cananeo, filisteo, arameo, hitita, elamita, fenicio y persa.
Si cuentas con el tiempo suficiente puedes viajar hasta la localidad de Belén,  a menos de una hora de Jerusalén para visitar la Basílica de la Natividad lugar donde se cree que nació Jesucristo. Fue construida sobre la cueva del llamado portal de Belén en el siglo IV. Podras llegar hasta allí en un autobús desde la  estación de autobuses ubicada en frente la puerta de Damasco en Jerusalén. El viaje a Belén desde Jerusalén es muy cómodo y corto.

Tips de viaje:

Los argentinos, y otros ciudadanos latinos,  que visiten Jerusalén no requieren visado de ingreso, si deberán abonar una tasa de 50 USD a la salida del país, para aquellas personas que no deseen tener sellado su pasaporte con el ingreso y egreso a este país.

Nos alojamos en Stay Kook Suites, en el barrio judío. Los habitaciones o departamentos son completos y con buen acceso a la parte antigua. Cuenta con una parada de Tranvía a 200 metros, muchos restaurantes, bares y locales de moda. La noche promedio es de 70 USD.

Nosotros visitamos el país desde Jordania y lo realizamos por tierra en el cruce del puente Rey Hussein Contratamos un taxi directamente en el hotel en Amman, previo chequeo de horarios de apertura de la frontera (recuerden que los días sagrados, viernes para los musulmanes, sábado para los judíos y domingo para los católicos, la frontera no funciona a pleno). El taxi nos llevó hasta la frontera jordana (no se asusten si les piden que cambiar de taxi a pocos metros de la frontera esto se debe a que no tienen permiso los taxi de Aman llegar hasta allí y lo hacen con un socio local) . El viaje nos costó 30 USD total para las dos personas. Una vez en la frontera deberás dirigirte a la ventanilla indicada como TURISTA donde te reciben el pasaporte, luego te diriges a la segunda ventilla donde te informan que debes de pagar una tasa de salida, luego ir a la tercer ventanilla para pagar y finalmente volver a la segunda ventanilla para entregar el pago (mmmm si, un poco rara la organización…). En Jordania se abona una tasa de salida de 14 USD por persona aproximadamente. Luego el policía te dice que esperes sentado. Pasan los minutos, horas,  y nunca sabes que es lo que estas esperando. Allí todos esperaran hasta que la policía fronteriza de la orden que podrán subir a un Bus de la empresa JETT, efectivamente eso estábamos esperando, que se junte gente que llene el bus para poder ir al otro lado de la frontera. Esta empresa se encarga de cruzarte por el puente (no se puede hacer caminando ni con vehículo privado) El traslado te costará unos 10 USD más por persona.

Ya en el paso fronterizo de Israel, mucho más organizado que en Jordania, iniciaras tus trámites migratorios. Primero, precio paso por un control de seguridad, te dirigirás a una ventanilla de control de equipaje, luego una persona cheequea el pasaporte e ingresaras a migraciones (te aconsejamos llevar tu reserva hotelera impresa). Aquí no te sellan el pasaporte pero te entregaran un papel impreso de color azul que será tu documentación hasta el día de salir del país, importante no lo pierdas por que debes presentarlo a la salida. Antes de salir tienes una casa de cambio y un ATM para extraer moneda israelí, cual necesitaras para pagar el traslado hasta Jerusalén. Podrás contratar un taxi privado o un transfer hasta la puerta de Damasco (parte en la medida que se completa de pasajeros). Si regresas a Aman, como nosotros, el procedimiento de salida es igual, simplemente deberás abonar una taza de salida de Israel. Asegúrate de tomar taxi oficiales cuando salgas de la frontera jordana para no tener inconveniente, hay mucho engaño, no te subas a los servicios privados ni llamados VIP, que están inmediatamente al salir del mostrador de migraciones, camina hasta la puerta de ingreso y allí están los taxis oficiales (igual negocia la tarifa antes de subir) te lo decimos por malas experiencias.

Llevar vestimenta discreta y zapatos cómodos para caminar mucho.


Suscríbete a nuestro Newsletter